Importe entre
100€ y 10000€
 A devolver en hasta 
30 días
Solicita
 Importe entre
50€ y 1000€
 A devolver en hasta
30 días
Solicita
 Importe entre 
50€ y 1000€
 Registro gratuito.
Solicita
 Importe entre 
100€ y 10000€
 A devolver en hasta 
30 días
Solicita
Importe entre 
50€ y 1000€
 A devolver en hasta 
Solicita
Importe a solicitar
Desde 100€ 
hasta 10.000€
Plazo
Hasta 3 meses
Solicita
Importe a solicitar
Desde 100€ 
hasta 1.000€
Solicita
Importe 100€ y 400€
 A devolver en
hasta 2 meses
Solicita
 Importe a solicitar
Desde 100€ 
hasta 50.000€
Solicita

Los préstamos personales y los créditos son dos productos financieros que permiten a los individuos acceder a fondos para diversos propósitos, desde cubrir gastos imprevistos hasta financiar grandes compras o consolidar deudas. Aunque ambos términos a menudo se usan indistintamente, existen diferencias clave entre ellos que es importante entender para elegir la opción más adecuada según las necesidades financieras personales.

Préstamos Personales

Los préstamos personales son sumas de dinero que las instituciones financieras prestan a los individuos bajo la promesa de devolución en un plazo determinado, junto con los intereses acordados. Son conocidos por su flexibilidad en términos de la cantidad prestada y el plazo de devolución.

Características:

  • Suma fija: El monto del préstamo se entrega en una suma global al inicio del término.
  • Tasa de interés: Puede ser fija o variable, pero generalmente se establece al inicio y permanece constante durante la vida del préstamo.
  • Plazo de devolución: Se acuerda de antemano y puede variar desde unos pocos meses hasta varios años.
  • Uso del dinero: Los prestatarios pueden utilizar el dinero para cualquier propósito, sin necesidad de especificar el uso al prestamista.

Créditos

Los créditos, por otro lado, ofrecen a los consumidores una cantidad máxima de fondos de los cuales pueden disponer según necesiten, pagando intereses solo sobre la cantidad que efectivamente utilicen.

Características:

  • Línea de crédito: Ofrece acceso a una cantidad máxima de dinero, pero no obliga al usuario a utilizar todo el monto disponible.
  • Flexibilidad de uso: Los usuarios pueden retirar fondos hasta el límite de crédito cuando lo necesiten, lo que ofrece gran flexibilidad.
  • Tasa de interés variable: Los intereses se aplican solo sobre el monto utilizado, y pueden variar según el uso y las condiciones del mercado.
  • Reutilización: A medida que el usuario paga el capital utilizado, ese monto vuelve a estar disponible para ser usado nuevamente dentro del período acordado.

Diferencias Clave

  • Disposición de fondos: En un préstamo personal, el prestatario recibe todo el dinero de una vez, mientras que en un crédito puede acceder a los fondos conforme los necesite hasta un límite establecido.
  • Pago de intereses: Con un préstamo personal, el interes se paga sobre el total del monto desde el inicio; en un crédito, solo se pagan intereses sobre el monto utilizado.
  • Flexibilidad: Los créditos suelen ofrecer más flexibilidad que los préstamos personales, especialmente para necesidades de financiación a corto plazo o gastos recurrentes.

Elección entre Préstamos Personales y Créditos

La decisión entre optar por un préstamo personal o un crédito dependerá de varios factores, incluyendo la cantidad de dinero necesaria, el propósito del financiamiento, la preferencia por la flexibilidad de uso frente a un plan de pago fijo, y la capacidad de gestionar el reembolso de manera eficiente.

  • Préstamos personales: Son más adecuados para quienes necesitan una cantidad específica de dinero de inmediato y prefieren tener pagos mensuales fijos.
  • Créditos: Son ideales para quienes buscan flexibilidad y no están seguros de la cantidad exacta de dinero que necesitarán, o para aquellos que desean tener acceso a fondos adicionales sin tener que solicitar un nuevo préstamo.

Es esencial comparar ofertas, tasas de interés, y términos y condiciones de diferentes instituciones financieras antes de tomar una decisión para asegurarse de elegir la opción más conveniente según las necesidades y capacidad de pago.